Las medidas más prometedoras contra COVID-19.- Rastrear

Adncoahuila

Cada una se basa en reducir los contagios atacando una de esas cuatro componentes: duración, oportunidad, probabilidad de transmisión y susceptibilidad.

extraNEWS, K. Llaneras/El País

1. Rastrear

¿En qué consiste? Cuando se detecte un infectado se deben localizar muy deprisa a todos sus contactos cercanos, pedirles que se aíslen o testarlos y hacerles un seguimiento. Es algo que la OMS repite a menudo —los países deben “encontrar, testar, aislar y tratar todos los casos y rastrear cada uno de sus contactos”— y que expertos como Kucharski consideran fundamental: “Si no rastreamos contactos en riesgo, la epidemia probablemente continuará”.

Con el coronavirus no vale la estrategia SARS: no es suficiente con aislar a los enfermos. Necesitamos adelantarnos y buscar otros infectados en el círculo alrededor de un infectado. ¿Por qué? Porque las personas que no tienen síntomas son responsables de muchos contagios (I, II). Si esperamos a que lleguen los síntomas para actuar, lo haremos demasiado tarde.

¿Qué han hecho otros países? El rastreo ha sido muy exigente en varios países asiáticos, pero también destaca el ejemplo de la región italiana de Véneto, que en febrero tenía una curva similar a Lombardía pero ahora tiene diez veces menos fallecidos.

Corea del Sur rastrea los movimientos de los enfermos con datos de GPS, teléfonos, tarjetas de crédito e imágenes de CCTV (I). “No he visto a nadie mentir”—explicaba un rastreador a Reuters— “Pero mucha gente no recuerda exactamente lo que hizo”.

En Singapur el rastreo llega tan lejos que su web oficial te recibe con este mensaje: “Puedes ayudar con el rastreo de contactos de Covid-19 conservando tus recibos de taxi durante un mes”.

En Hong Kong se han publicado mapas con la posición de cada infectado (I). El paciente 437, por ejemplo, está registrado como contacto y visitó el “Everest Industrial Center”.

La tecnología puede ayudar a rastrear mejor. Un estudio de Science propone usar una app de móvil que vaya registrando las personas que te cruzas (en casa, en el metro y donde sea) para saberlo cuando alguno enferméis (I). Y tanto Apple como Google se han ofrecido para poner las apps del Gobierno en todos los móviles. Estas y otras herramientas limitarán nuestra privacidad. Pero muchos epidemiólogos, como Trevor Bedford, creen que pueden ser útiles: “Podremos resolver esto con detección de casos y aislamiento, pero a escala, usando tecnología moderna”.

Dicho eso, las apps no bastarán. El trabajo de rastreo exige mucho personal: “Necesitamos un ejército”, como explicaba Tom Frieden, antiguo director del CDC estadounidense [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades]. Aunque en este estado de emergencia tenemos uno. Para hacer un seguimiento de los infectados y sus contactos necesitas personal administrativo llamando por teléfono y alimentando bases de datos, pero también equipos sobre el terreno que hagan entrevistas y test.