Pugnan diputadas contra la violencia política hacia la mujer

Adncoahuila


Esta reforma es trascendental al constitucionalizar el deber de todo órgano del Estado, a la búsqueda de la igualdad material y sustantiva en la participación política de la mujer.

Las Diputadas de la Comisión de Igualdad y No Discriminación del Congreso del Estado, presentaron una iniciativa a fin de armonizar el Código Electoral y la Ley de Medios de Impugnación del Estado de Coahuila, para incluir la violencia política contra la mujer en razón de género en la legislación local.
La Diputada de UDC, Zulmma Guerrero Cázares, Presidenta de la Diputación Permanente e integrante de la Comisión, señaló que de aprobarse la reforma, se enriquece en Coahuila el marco jurídico en materia de protección contra la violencia política por razón de género, ya que es una realidad que este sucede y en muchos casos se ve como normal, pero no lo es, y entre otras afectaciones restringe y limita la participación de las mujeres en política.
Dicha iniciativa destacó la legisladora fue fortalecida con el liderazgo de los trabajos de la Diputada Blanca Eppen, Coordinadora de la Comisión de Igualdad y No Discriminación, con el concenso y respaldo de la diputada Diana Patricia García y el inédito e invaluable acompañamiento del Instituto Coahuilense de las Mujeres, Consejeras electorales del IEC y el Presidente del Tribunal Electoral de Coahuila, Magistrado Sergio Díaz Rendón.
Guerrero Cázares indicó que esta reforma es trascendental al constitucionalizar el deber de todo órgano del Estado, a la búsqueda de la igualdad material y sustantiva en la participación política de la mujer, se está dotando a este principio de paridad de género, de la garantía más sólida de la que puede disfrutar con otros ordenamientos en los que no existe tal reconocimiento explícito
El objeto de esta iniciativa es armonizar el Código Electoral de Coahuila y la Ley de Medios de impugnación, para incluir la violencia contra la mujer en razón de género, introduciendo dicha figura en el Código Electoral como una posible conducta violatoria de los derechos políticos-electorales de las mujeres, siendo denunciable a través de procedimiento especial sancionador como en juicio para la protección de los derechos político electorales de la ciudadanía, así como medidas cautelares y medidas de reparación integral para la mujer en el caso del procedimiento especial sancionador.
También propone como requisito para ocupar la gubernatura, diputaciones o puesto en los Ayuntamiento no haber sido condenado por el delito de violencia política contra las mujeres por razón de género.
Plantea la integración del Consejo General del Instituto Electoral de Coahuila con paridad de género, como lo dispone la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y de igual forma se incluye la propuesta para que en la resolución de conflictos intra-partidistas se aplique la perspectiva de género.
También establece obligaciones para aspirantes a candidaturas independientes de abstenerse de ejercer violencia política contra las mujeres o de recurrir a expresiones que degraden, denigren o discriminen a otras personas aspirantes, precandidatas, candidatas, partidos políticos, instituciones públicas o privadas.
Adicionalmente contiene la prohibición de usar propaganda que contenga expresiones que discriminen a las personas o constituyan actos de violencia política contra las mujeres en razón de género.
Otro aspecto importante es la creación de una Comisión de Igualdad de Género y no Discriminación dentro del Instituto Electoral de Coahuila, así como la implementación de la paridad de género y el respeto de los derechos humanos en el ámbito político dentro de los programas anuales de capacitación que tiene el Instituto Electoral.
Guerrero Cázares explicó que esta iniciativa contempla una reforma tanto a la Constitución Local como al Código Electoral, para introducir la alternancia de género en la integración de las magistraturas del Tribunal Electoral, permitiendo que haya una mayor participación de las mujeres en la integración de órganos colegiados, superando los techos de cristal que se generan en la integración de órganos colegiados jurisdiccionales.
Además de la inclusión de lenguaje incluyente en la legislación electoral, que es una reforma necesaria para poder superar la concepción social y del lenguaje de poner en preeminencia al género masculino, a fin de ir avanzando en la transformación social hacia un mundo donde se consideren a todos los seres humanos como iguales en derechos.